Nuestro devenir turístico por la geografía andaluza, dirige hoy sus pasos hacia Sevilla. Mucho se ha hablado acerca de si existe una verdadera “cocina andaluza”, o si bien nos encontramos ante una específica forma de presentarnos ante la gastronomía mediterránea, generalmente a través de las “tapas”. Personalmente considero que existe una “alta cocina andaluza” de una inmensa calidad, y que es capaz de transmitir “en una tapa”, toda la esencia que un “plato completo” ofrece en otras regiones españolas.

No se trata de entrar en un menoscabo hacia la maravillosa cocina vasca o gallega, sino de tener muy presente que la nuestra, la andaluza, es una cocina no sólo de un exquisito deleite sino de una autenticidad propia, y ello tanto en los ingredientes empleados como en la forma de utilizarlos.

Dicho esto, hoy vamos a realizar una ruta por Sevilla, concretamente a varios de sus museos “menos conocidos”, para ello empezaremos por el Museo de Carruajes, situado en la trianera Plaza de Cuba y que alberga no sólo vehículos de tiro, sino también carros de riego, galeras, carrozas,etc. Muy cerca de éste, cruzando a la margen contraria del Guadalquivir, visitaremos el Museo Naval Torre del Oro, que se encuentra en el interior de la famosa Torre. Actualmente tareas de rehabilitación y mejora cubren toda su fachada, pero ésto no nos impedirá el disfrutar en ella de los antiguos medios náuticos que sirvieron para navegar. Este museo se encuentra en el Paseo de Colón, s/n. Para terminar nuestro recorrido de hoy continuaremos hasta el número 12 de dicho Paseo hasta llegar al Museo Taurino de la Real Maestranza de Caballería, que nos propone tanto una visita al interior de la plaza de toros en sí, además de poder disfrutar de pinturas, esculturas, indumentarias y abanicos, todo ello muy relacionado con el mundo del toro.

Y que mejor foma de terminar nuestro recorrido de hoy, que preparar un “rabo de toro” al estilo sevillano. Para ello necesitaremos los siguientes ingredientes :

1 rabo de toro, aceite de oliva, 1 hueso grande de jamón, 1 tomate grande, caldo de carne, 1 cebolla,1 ajo, 1 guindilla, pimentón, aceite de oliva y sal.

Prepararemos nuestro plato de hoy colocando el rabo de toro, troceado, en una cazuela con un chorro de aceite, a la vez que el tomate y la cebolla pelados, cortados en cuatro partes. A esto añadiremos el hueso de jamón, cuatro dientes de ajo picados, la guindilla (abierta si se le quiere dar mas sabor), un poco de pimentón, un chorro de vinagre y sal al gusto. Se rehoga todo hasta que se consuma el líquido y el aceite comience a freír. En este momento, se añade medio litro de caldo de carne y se cuece por espacio de una hora y media.

Por último, se retiran tanto el hueso como la guindilla, y se sirve caliente acompañado de patatas asadas.

José A. Zarrías Adame

Mas en Español o vuelva al hogar